El jueves 31 de enero, tuvimos la oportunidad de disfrutar en nuestro restaurante de Avda. Constitución, 39 de una magnífica degustación de torreznos sorianos. Por eso hoy queremos hablaros de este producto único.  Debido a su singularidad y exquisitez es una marca de garantía de la provincia de Soria.  El torrezno amparado bajo esta marca de garantía, cuenta con este reconocimiento desde enero de 2010.

La Marca de Garantía avala que el torrezno que incorpora su etiqueta está elaborado según las normas establecidas en su Reglamento de Uso, siendo diferente de los demás y exclusivo de la provincia de Soria.

Se trata de una pieza compuesta de crujiente y dorada corteza por un lado y tierno magro y tocino por otro, que lo convierten en un excelente manjar que sin duda no deja indiferente a nadie por su tremendo sabor.

La dificultad de este producto puede venir mayoritariamente de cómo se fríe por eso aquí os dejamos como se puede elaborar:

  1. La piel de la panceta curada debe estar bien seca, cuanto más seca mejor subirá la corteza al freír y más crujiente quedará. Por tanto, sacamos la panceta curada del envase de plástico o de la nevera 24 horas antes; la colgamos o ponemos en un sitio fresco y seco para que se oree bien.

EN SARTÉN:

  1. Se echa aceite en una sartén hasta cubrir el fondo (unos 2 mm)
  2. Ponemos el fuego en posición “fuego lento” (vitro 0-6 en posición 2, gas en posición mínimo).
  3. Se corta la panceta en lonchas de 1,5 cms. aproximadamente y se colocan “de pié” en la sartén, esto es, con la piel hacia abajo.
  4. Se dejan freír alrededor de 20 minutos, vigilando que los torreznos no se caigan y observando cómo van apareciendo las “burbujas” características en toda la piel.
  5. Transcurridos los 20 minutos citados (o cuando veamos que la piel de los torreznos ya se ha convertido en la corteza cubierta de “burbujas”), ponemos un fuego vivo (5 en vitro) y tumbamos los torreznos para freírlos bien, unos 10 minutos por cada lado o a su gusto.

EN HORNO:

  1. En el horno, las lonchas de panceta se colocan con la corteza hacia arriba.
  2. Se calienta el horno a 250º con las resistencias inferior y superior, incluso, si tiene, con el grill
  3. Vigilaremos que no se caigan las lonchas. Aproximadamente a los 10 minutos comenzarán a salir las burbujas en la corteza.
  4. Una vez observado que en todas las lonchas han subido las burbujas de la corteza, se sacan del horno y se fríen en sartén, con abundante aceite, hasta que queden los torreznos bien fritos y a su gusto.

Así pudimos degustar de esta panceta tripera cuidadosamente escogida que posteriormente se adoba y cura, en las instalaciones de Moreno Saez en Soria. De ella, en un corte más grueso, sacan el Torrezno de Soria y, de una lámina más fina, la Viruta de Torrezno de Soria. Ambos productos están precocinados lo que implica que nuestra pieza de panceta está sometida a un proceso térmico lo que provoca que la parte de la piel quede marcada (bombeada) lo que contribuye a que la corteza (dificultad que tiene el torrezno) se consiga prácticamente por si sola con solo la fritura y por el lado de la viruta, haga que se rice quedando así un producto muy sabroso y divertido.

Como hemos mencionado anteriormente tuvimos la oportunidad de probar dos tipos de este maravilloso producto, aquí os dejamos las imágenes:

  • En virutas (cortada a 3mm)

  • Forma tradicional